consejos antes durante despues yoga

Antes de la clase:

  • Inscríbete dejando tu nombre y apellidos en la hoja de inscripción de la recepción.
  • Comenta con el profesor cualquier duda, lesión o enfermedad que el centro deba conocer.
  • En caso de no traer el material, el estudio te alquila la esterilla y las toallas.
  • En el centro también podrás adquirir tu bebida.
  • Los vestuarios se encuentran en la planta inferior. En las taquillas podrás usar tu propio candado y podrás dejar tus pertenencias (reloj, pulseras, cadenas, movil, ...).
  • Desmaquíllate para que tu piel esté mas limpia.
  • Evita perfumes y cremas para el cuerpo y cara.
  • En la clase no puedes entrar con móviles.
  • El objetivo es permanecer dentro de la sala los 90 minutos que dura la clase de Bikram, exceptuando causas de fuerza mayor.
  • La clase se hace descalzo. Puedes traer tus chanclas para los vestuarios y dejarlas a la entrada de la sala.
  • Debes estar en la sala antes de que el profesor entre. Lo recomendable es estar en la sala 5 minutos antes del comienzo de la clase.
  • Entra en silencio y sé cuidadoso al abrir y cerrar la puerta.
  • Dentro de la sala debes estar en silencio ya que es un espacio para la práctica, pero también de paz y de meditación.
  • Coloca tu esterilla y la toalla encima. Busca la posición en la sala que permita verte en el espejo principal.
  • Los alumnos nuevos se colocarán en la parte de atrás de la sala (más alejados del espejo principal) para tener de referencia en primera fila a los que llevan más tiempo de práctica.

Durante la Clase:

  • Trabaja siempre encima de tu toalla por higiene para no resbalarte por el sudor.
  • Escucha atentamente al profesor y los consejos que te pueda dar.
  • Sigue paso a paso el diálogo de las posturas y no te adelantes.
  • Procura beber agua en los momentos que el profesor te aconseje.

Después de la clase:

  • Permanece en la sala hasta que el profesor salga.
  • Quédate relajado el tiempo que necesites.
  • Levántate tranquilo, recoge sólo tu toalla, deja la esterilla en el suelo y abandona la clase haciendo el menor ruido posible.
“Nunca es demasiado tarde, nunca se es demasiado viejo, nunca se está demasiado enfermo para empezar de cero una vez más”